Covid-19

¿Quién no ha oído hablar de él?

Yo no voy ha hacerlo. Lo que voy es a daros un par de consejos que estoy dando a mis clientes cuando van a comprar geles desinfectantes y no hay por ningún sitio.

Nosotras estamos recomendando un par de cosas que están más a mano y no están tan agotados como los hidrogeles.

1.- En un gel de Aloe Vera puro, si tenéis alcohol se puede poner un poco, pero sino solo poner Aceite Esencial del Árbol del té. ya que es un antibacteriano, antiviral, fungicida, cicatrizante y hasta repelente de insectos, pero también es tóxico por lo que hay que usarlo de forma segura. Y gracias al aloe no reseca la piel

2.- Agua destilada con Plata Coloidal, ya que ninguna bacteria, virus, hongo, levadura o microbio puede vivir en un líquido en el que haya una sola partícula de plata, ya que este metal puede aniquilar al contacto estas sustancias en muy pocos minutos.

Ambas soluciones las realizamos en el herbolario, por si no encuentras el gel limpiador o quieres algo mas natural.

Otro remedio natural es una mezcla de hierbas que según cuenta la leyenda, viene de Francia del siglo XIV, durante la epidemia de peste bubónica.

En ese momento 4 ladrones fueron apresados por robar a los enfermos y muertos por la plaga y aunque ellos estaban en contacto con sus cuerpos, no llegaron a contraer la enfermedad. Así que el tribunal les prometió cambiar la muerte en la hoguera por la horca, que era una muerte más rápida y menos dolorosa.

Aceptaron y contaron que tanto bebían una cucharada del siguiente vinagre como lo usaban para frotarse en las manos, orejas y sienes cuando se desea robar a una víctima de la peste. Esta es la receta

El vinagre de los cuatro ladrones:

  • Medio litro de vinagre blanco (por sus propiedades antibacteriana y antiséptica)
  • Una cucharada de lavanda( por sus propiedades antibacteriana y antiséptica)
  • Una cucharada de orégano(por sus propiedades antifúngica, antibacteriana y antivírica)
  • Una cucharada de salvia( por sus propiedades antibacteriana y rica en alcanfor)
  • Una cucharada de tomillo (por sus propiedades antiséptica, antivirica y antimicótica)
  • Una cucharada de romero (propiedades bactericidas, antibiótica y antiviral)
  • Unos dientes de ajos (antibacteriano)

Se deja macerar todo durante 9 días, se cuela y el líquido resultante se frota en las manos, orejas y sienes cuando se desee.

La verdad que este «mejunje» lo recomendamos mejor para limpiar y desinfectar los muebles, los pomos de las puertas y otras superfícies más que para ser tomado.

Para cualquier duda puedes conectar con nosotras.

Autor entrada: Belen DTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *