LUNARES

 

 

Todavía recuerdo cuando era pequeña y me encantaba el lunar falso de Madonna, o lo bien que le quedaba a Marilyn o ese lunar voluptuoso, sensual y erótico de Cindy Crawford que tanto les gustaba a los chicos y nosotras queríamos emular.

Pero, ¿en realidad que son los lunares?

El NEVUS MELANOCÍTICO, que así se llama, tiene su origen durante el embarazo, cuando se reparten los melanocitos (que son las células encargadas de producir más o menos melanina que es la que nos da color) distribuidos por toda la piel de forma uniforme, aunque en ciertos puntos se pueden concentrar formando los nevus.

Coloquial mente se llama LUNAR, porque antiguamente se atribuía la aparición de estas manchas al influjo de la Luna.

Son pequeñas manchas pigmentadas, con bordes definidos, plano o con una cierta elevación. redondos y también ovalados. Otros pueden ser lunares con pelos o no. que se pueden localizar en cualquier capa de la piel, y en cualquier parte del cuerpo. Es uno de los tumores benignos más frecuentes y usualmente no suelen causar ningún problema. pueden presentarse en diferentes tamaños y colores (lunares negros, marrones, rojos, rosas o verdes). Pero existen dos grupos diferenciados: los lunares de nacimiento o los que se van formando con el paso de los años. Estos últimos suelen salir por factores externos, como ciertos medicamentos o la exposición al sol, estos últimos hay que tenerlos un poquito vigilados

Aunque como digo, lo normal es que los lunares sean algo decorativo y bonito, pero hay que estar un poco pendientes de ellos, y si vemos alguno de estos síntomas lo primero que tenemos que hacer es consultar al médico.

  • El lunar común está rodeado de una aureola rojiza o cuando sangra
  • Ha cambiado de color, de tamaño o se le ha borrado el borde haciéndolo irregular
  • La lunar pica, enrojecimiento o produce quemazón
  • El lunar tiene una mitad con un tamaño diferente a la otra mitad
  • Si el tamaño del lunar supera los 6mm.
  • También si hay un incremento rápido de cantidad de lunares en todo el cuerpo, en especial si empiezan a salir en las palmas de las manos y de los pies

Hay tratamientos médicos si no nos gustan nuestros lunares, pero siempre tiene que ser el medico quien nos guie en esa decisión.

El médico analizará las características del lunar y contemplará, en caso que lo estime oportuno, su extracción. Se trata de una pequeña cirugía preventiva y muy poco invasiva que se realiza con anestesia local. Esta intervención quirúrgica no requiere hospitalización ni tiene efectos secundarios.

Una vez extraído, es analizado en un laboratorio y se averigua si es un lunar benigno o un lunar maligno. Si se trata del segundo caso (lunar cancerígeno) el médico le indicará como se debe proceder, y el tratamiento a seguir según sea el caso. Solo el 10% de las personas tiene en su cuerpo un lunar atípico (nevus displásico), que tiene más posibilidades de convertirse con el tiempo en un melanoma

Recordarte que este artículo es informativo, y que si tienes alguna duda, síntoma o malestar no te lo pienses, ve al médico que es quien te lo tiene que diagnosticar.

Autor entrada: Belen DTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *