Prepara tú cuerpo con un buen exfoliante corporal

“Para que voy a usar un exfoliante? ¡Se me va a quitar el moreno! Con lo que me cuesta coger el tono deseado de piel…” ¿Quién no ha escuchado esas exclamaciones? ¿O quién no las ha dicho? Pues estamos completamente equivocados.
El exfoliar es la mejor manera de eliminar las células muertas y demás impurezas que dan un tono apagado y feo a nuestra piel. Por consiguiente, preparamos nuestra piel para que el moreno nos quede con un tono igualado y de esta forma nos pondremos morenos antes, ya que llega antes los rayos UVA Y UVB (sin olvidar ponernos la protección total en el cuerpo para que no nos dañen los rayos) y como está mejor tratada la piel, el moreno nos va a durar más en el tiempo.
Todo son ventajas. Yo recomiendo una sesión en centro de estética especializado, ya que se cuenta con productos de muy buena calidad, además de ser muy agradable que nos den un masaje corporal relajándonos y sintiendo un mejor bienestar.
Pero si no se puede, hay exfoliantes y tratamientos caseros que nos pueden también favorecer bastante, pudiendo convertir tú casa en un salón de masaje improvisado.
Arcilla verde: para pieles sensibles, es un exfoliante muy suave que elimina solo la capa más superficial de la dermis, además absorbe las sustancias tóxicas de la piel, ya que es depurativa, regeneradora y cicatrizante. Mezclada con aceite de oliva, si puede ser biológico, aplicarlo en movimientos circulares, dejándolo actuar unos minutos y luego aclarar con abundante agua.
Sal rosa de Himalaya: para pieles más resistentes o grasas, envejecidas y muy sucias ya que es más fuerte. No hacerla durante las horas altas del día y menos si luego vamos a tomar el sol. Para aplicarla hay que mezclarla con aceite de oliva o con aceite de jojoba, se aplica igual, con movimientos circulares y aclarar con abundante agua. Luego hay que hidratar bien.
Semillas de amapola: Igual que las 2 anteriores, mezcladas con aceite de oliva quita varias capas de células muertas.
Harina de avena: para pieles sensibles, ya que suaviza y desinflama. Se puede mezclar con un poco de agua o aceite de oliva
Azúcar: el azúcar también es un buen exfoliante, hay gente que la mezcla con aceite, con coco o con menta.
Otra de las fórmulas más usadas con azúcar es la mezcla con el plátano, que además de ser un postre delicioso, exfolia estupendamente, siempre hay que recordar el aclarar muy bien y luego aplicar una buena crema hidratante
Aunque, yo los que más uso en cabina son: para hacer una limpieza profunda facial uso un exfoliante de bambú y cacao 100% natural para remineralizar, relajar y limpiar en profundidad sin agredir la piel, que ayuda a restituir y mantener el equilibrio de la piel, limpiando profundamente los poros, no solo quitar las células muertas. El bambú contiene más de 75% de silicio que ayuda a fortalecer los tejidos y aporta flexibilidad. El material de arrastre es la cáscara de la semilla de cacao que contiene una sustancia similar a la cafeína, es un suave estimulante que aporta bienestar a cuerpo y mente.
Para corporal prefiero un Body Scrub Karicia también natural ya que ayuda a eliminar la piel áspera y rugosa, dejándola suave, rejuvenecida y flexible, además de una silueta sana y esbelta. Facilita la regeneración celular y el mantenimiento del bronceado. Los ingredientes principales son el aceite de almendras dulces y la manteca de karité, lo que ayuda a que cuando se va haciendo el exfoliante, automáticamente queda hidratada la piel, aunque se dé un aceite de oliva virgen, en mi caso Colival orgánico, para que la piel se vea más fresca, joven e hidratada

 

Autor entrada: Belen DTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *