VARICES, QUE HACER PARA MEJORARLAS

 

 

Las varices son dilataciones venosas debido a una acumulación anormal de la sangre. Esto produce debilidad tanto en paredes como en las válvulas superficiales de las venas. Son más habituales en los miembros inferiores, pero también son normales encontrarlas en el esófago, en la región anal (hemorroides) o en los testículos (varicocele). Además, casi un 25% de los adultos las padecen, más frecuentemente en mujeres.

Pueden llegar a ser un problema, ya que como las venas no cumplen su función y no hacen que la sangre tenga un buen retorno, aparece la hinchazón de piernas, úlceras o incluso flebitis, que son la formación de coágulos en la variz.

Los factores de riesgo para la aparición de las varices más frecuentes son:

HEREDITARIO: la memoria genética es lo más importante en todo lo que nos pasa en nuestro cuerpo, y como no, también en las varices

OBESIDAD: si se tiene una complexión gruesa se precisa mayor aporte de sangre y drenar más por lo que favorece la sobrecarga y el fallo de la circulación más rápidamente que una persona con complexión delgada

SEDENTARISMOS: el estar sentados o tumbados muchas horas no favorecen la circulación de retorno ya que no se mueven los músculos de las piernas para favorecer ese drenaje ascendente, sobrecargando las válvulas.

ESTAR DE PIE: podríamos pensar que el estar de pie sería lo mejor para la circulación, ya que el sedentarismo es malo, pero si no nos movemos, solo estamos de pie, tampoco favorecemos el retorno de la sangre.

ANTICONCEPTIVOS: las hormonas mueven nuestro cuerpo y nuestra mente, así que las tomas de estos medicamentos pueden provocar la retención de líquidos por lo que no ayudan a drenar la circulación de retorno.

OTROS FACTORES: como es el tabaquismo, la hipertensión arterial o el hipercolesterolemia.

Lo que sentimos cuando tenemos varices es la sensación de cansancio, piernas pesadas, dolor, calambres, picor, edemas, inflamación, eczemas…

Cuando se realiza un diagnostico por el médico, mediante una ecografía se puede valorar qué tipo de tratamiento sería el más adecuado para cada persona.

  • Tratamientos quirúrgicos, se realizan con una intervención invasiva.
  • Tratamientos esclerosante, consiste en inyectar un esclerosante en las venas para que se necrose.
  • Tratamiento con microespuma esclerosante: punzan e inyectan una microespuma esclerosante para anular la vena
  • Laser: hay diferentes laser, y depende su uso de cada persona y sus necesidades.
    • Laser transdermico o estético: para las pequeñas arañas y para las varices antiestéticas
    • L.A.V: es un protocolo quirúrgico ambulatorio mínimamente invasivo

Las complicaciones que pueden llegar a surgir son hemorragias, varicoflebitis, varicotrombosis, congestión pélvica…

Ahora  vamos a ver que también tenemos otras técnicas complementarias y que ayudan a recuperarse más rápidamente después de los tratamientos médicos-

estos tratamientos y remedios naturales, que si se empiezan a usar en los primeros estadios de la enfermedad suelen retrasarla bastante, son:

  • Vendas frías: es un tratamiento estético que consiste en envolver las piernas hasta cierta altura, para no provocar cistitis, con unas vendas empapadas en un líquido que lo que da es frio, suelen llevar mentol y algas, por lo que las personas con problemas de tiroides no se le recomienda.
  • Envolturas: las envolturas se realizan con barros, algas, o mascarillas especiales que ayudan no solo a activar la circulación sino también a ayudar a mejorar la celulitis y en ende mejorar la circulación
  • Presoterapia: es una terapia que ya hemos visto en estos artículos y que lo que hace es mejorar con presión la circulación de retorno vaciando los conductos de la linfa mejorando la circulación.
  • Aceites esenciales: masaje con estos aceites son muy buena solución. Se dan de forma circular comenzando por los tobillos y siempre en ascendente hasta los mulos.
  • Duchas: siempre que nos duchamos deberíamos coger la rutina de darnos una ducha en piernas un poco más especial. Empezamos desde los tobillos hasta los muslos primero con agua fría, luego caliente, y luego otra vez fría, de esta manera activamos la circulación de una forma muy natural, aunque en invierno no es muy agradable.
  • Hay gente que usa las infusiones en lugar de tomar café o refrescos que ayudan a mejorar un poco la circulación, pero es más lento.

Tanto para las infusiones, como para los aceites esenciales se recomiendan las siguientes plantas:

* arándano (propiedades vasodilatadoras y antihemorrágicas),

* aloe vera (para masaje si se llegan a tener eczema es muy relajante del prurito),

*cola de caballo (mejora la circulación),

*caléndula (reduce la hinchazón de los miembros inferiores y alivia los dolores),

*ciprés,

*castaño de indias (estimula la circulación sanguínea, ya que tiene la capacidad de restablecer la función de las venas y sus válvulas).

Si tienes problemas cardiacos o de flebitis, o estas embarazada NO es recomendable algunas de estas técnicas ni de estos remedios, ya que, aunque naturales, pero los principios activos penetran y no son buenos para todos. Siempre hay que pedir consejo a un profesional o a un médico del tratamiento más recomendado para nosotros.

 

Autor entrada: Belen DTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *